Algunos desafíos de la detección de incendios en centros logísticos

17.05.2021

El crecimiento del comercio electrónico (e-commerce) es vertiginoso. En 2020 más del 70% de los usuarios de Internet en la UE fueron compradores online, frente al 50% de hace diez años (Eurostat). El aumento se encuentra en todos los grupos de edad y en todos los países. Las razones para comprar en línea incluyen la comodidad, la facilidad para encontrar los precios más competitivos y también una experiencia de usuario mejorada que incluye políticas de devolución muy ventajosas, entregas rápidas, etc.

La pandemia del Covid 19 ha aumentado aún más las compras en línea. Según el portal de estadísticas en línea alemán Statista, los europeos gastarán 355 mil millones de euros en línea este año y llegará a los 425 mil millones EUR en 3 años.

Esta tendencia está trasladando el almacenamiento y la logística de las tiendas y los mayoristas a un centro logístico especializado por lo que la demanda de ese tipo de instalaciones está creciendo de forma espectacular. Esto se ve reforzado por el hecho de que el manejo de paquetes individuales y devoluciones en el mundo del comercio electrónico requiere áreas significativamente (2 a 3 veces) más grandes que una logística basada en la tienda.

Este tipo de centros logísticos para comercio online suelen ser edificios de almacenamiento muy altos con una cantidad cada vez mayor de manipulación automatizada de mercancías y robotización. Desde una perspectiva de protección contra incendios, este tipo de instalaciones ofrece desafíos bastante diferentes, en comparación con un almacenamiento de configuración tradicional. Con alturas de techo a menudo de más de 20 metros, los detectores de humo comunes no se pueden utilizar para cubrir las áreas entre las estanterías (racks) ni dentro de ellas. Por otro lado, las tareas de mantenimiento y las pruebas de los detectores puntuales serán complejas e inconvenientes cuando las estanterías estén llenas y los medios de manipulación automáticos se encuentren en operación.

Las regulaciones nacionales para instalaciones de detección de incendios en edificios de almacenamiento altos son diferentes según el país pero a menudo se requiere una detección cada  6-8 metros de altura vertical dentro de las estanterías y en cada nivel se requieren puntos de detección cada 5-8 metros. Además, normalmente también se requiere detección en el techo situada en los pasillos formados por las estanterías, esto limita las tecnologías de detección disponibles. Los detectores puntuales no están permitidos en techos muy altos y según comentado anteriormente, serían muy incómodos para el mantenimiento y las pruebas, tanto dentro de los racks como en techos altos. La detección lineal de humo (barreras lineales) podría funcionar en el techo pero no dentro de las estanterías.

La tecnología de detección más adecuada para este tipo de aplicaciones es la detección por aspiración. Y es a la hora de planificar estos sistemas donde encontramos algunos de los aspectos a tener en cuenta que nos ayudarán a reducir los costes de inversión además de hacer más eficientes las pruebas y el mantenimiento:

Al seleccionar el detector, debemos asegurarnos de que se calibre automáticamente y pueda gestionar grandes variaciones en el flujo de aire con grandes puertas para carga y descarga abiertas.
Al planificar las tuberías para las estanterías de gran altura, utilizar un detector que pueda conectar al menos 4 tuberías a cada detector para minimizar la cantidad de detectores y, por lo tanto, el coste de inversión.
Al planificar la instalación, utilizar detectores con fuente de alimentación incorporada para eliminar la necesidad de un suministro externo de 24 Vdc y la supervisión correspondiente de estos equipos.
Al seleccionar el sistema de detección, asegurarse de que podemos obtener la Clase A / B para los techos altos y la Clase C para la detección dentro de las estanterías.
Cuando planificamos la red de tubería de muestreo, asegurarse de tener el último orificio en cada tubería a nivel del suelo para que el mantenimiento y las pruebas de anuales no requieran de medios de elevación adicionales.
Con el Covid 19 también hemos visto un aumento espectacular en las compras de comestibles en línea. Los almacenes de comercio electrónico con cámaras frigoríficas ofrecen desafíos aún mayores tanto para el equipo como para la instalación. Los detectores estándar no pueden manejar las temperaturas comunes de menos 25-30 °C y requieren que los detectores estén ubicados fuera de la sala de almacenamiento y que se instale un calefactor para calentar el aire antes de ingresar al detector. Además, requieren unidades de E/S para su supervisión y una fuente de alimentación externa de 24Vdc. En general, una solución costosa que siempre requiere hacer perforaciones en las paredes aisladas de las cámaras frigoríficas.

Con las soluciones de aspiración exclusivas de Panasonic , se obtiene un sistema de aspiración basado en un detector direccionable que se auto calibra, puede manejar grandes variaciones en el flujo de aire, puede conectar hasta 4 * 100 metros de tuberías de muestreo, tiene una fuente de alimentación incorporada, no requiere módulo de E/S y puede operar en temperaturas de -30 ° C a + 55 ° C. Como beneficio adicional, también se ahorra mucho tiempo gracias a nuestras innovadoras tuberías sin pegamento