La verdadera inteligencia artificial de los detectores de Panasonic minimizan los riesgos de falsas alarmas de incendio

26.05.2021

Las falsas alarmas de incendio tienen un gran impacto negativo en la detección de incendios. En primer lugar, crean un pánico innecesario durante la evacuación el edificio dando por hecho que hay un incendio y un peligro real. En segundo lugar, se utilizan recursos de emergencia injustificados, tales como el cuerpo de bomberos y la policía. Además, estas falsas alarmas implican un coste, derivado de la pérdida de actividad en la producción o del negocio mientras se evacúa e inspecciona la fábrica, oficina o centro comercial, hasta que se permita volver a entrar a las personas en las instalaciones y reanudar su actividad. Por último, si las falsas alarmas se producen periódicamente, la gente empezará a perder confianza en el sistema de detección de incendios e ignorar las alarmas, siendo ésta la consecuencia más peligrosa de la frecuencia de falsas alarmas.

Los detectores de humo modernos funcionan con un principio de detección óptica en el que las partículas de humo que se encuentran dentro de la cámara de detección provocan reflejos que son detectados y generan una alarma. Además, otras partículas que entran en la cámara de humo pueden generar reflejos y, en consecuencia, falsas alarmas. Algunos ejemplos de partículas no deseadas que entran en el interior de la cámara de humo y que pueden provocar alarmas son el polvo, el vapor, las telas de araña y los insectos.

Hay diversas formas de mitigar estos problemas y los sistemas de detección más avanzados ofrecen algunas o muchas soluciones a estas circunstancias.

La primera acción, y tal vez la más obvia, es intentar evitar que los objetos no deseados entren en la cámara de humo. Sin embargo, esto no es tan sencillo como puede parecer a primera vista, ya que el humo también está compuesto por partículas y el detector de humo siempre debe ser capaz de detectar diferentes tipos de incendios. Panasonic llevó a cabo un estudio exhaustivo de 18 meses para establecer las causas de las falsas alarmas y se comprobó que más del 75% de todas ellas estaban causadas por la entrada de polvo, hilos de telas de araña o pequeños insectos en la cámara de humo. Todos ellos tenían un tamaño mayor que las partículas de humo de un incendio real y por ello, los ingenieros desarrollaron una nueva red de malla con orificios más pequeños. Para verificar la eficacia de la solución desarrollada, los detectores se instalaron uno al lado del otro, uno con la antigua red de malla y otro con la nueva, durante un período de evaluación de 18 meses, concluyendo que la causa principal de las falsas alarmas había sido prácticamente eliminada.

Sin embargo, existen más razones que provocan alarmas no deseadas. Otro factor importante a tener en cuenta en estos problemas, son las grandes diferencias existentes entre los entornos que rodean al detector instalado. El detector de humo es el mismo independientemente del tipo de instalación en el que esté instalado, pero la diferencia de los entornos entre una sala de conferencias, una cocina o un taller mecánico, es enorme. En la sala de conferencias la temperatura es estable y no hay fuentes que generen ningún tipo de humo o contaminación y durante el horario nocturno la tranquilidad de la sala es plena, mientras que en la cocina puede haber vapor de ollas hirviendo o humo procedente de un filete quemado.

Cómo se puede hacer frente a todas estas situaciones?

La forma más sencilla para tratar de mitigar los problemas es introducir algún retardo de tiempo entre la detección de un incendio y la alarma real, lo que proporcionará algunas posibilidades para gestionar perturbaciones muy breves en el entorno de detección.

Una forma más fiable es utilizar detectores modernos que a menudo tienen algún tipo de configuración de SW donde se puede seleccionar entre diferentes niveles de sensibilidad de detección como permitir algunas perturbaciones adicionales. A veces también es posible realizar cambios entre diferentes niveles de sensibilidad en función del día de la semana o la hora del día para adaptarse a la actividad del edificio. Lo que es muy importante cuando se utilizan detectores con ajustes de sensibilidad variable, es asegurarse de que todos los ajustes han sido probados y aprobados por el organismo autorizado que ha emitido el certificado del producto. De lo contrario, pueden surgir grandes problemas con las compañías de seguros y las autoridades en caso de incendio.

Una solución aún más avanzada y fiable es disponer de un detector con niveles de alarma de incendio y retardos de tiempo ajustables dinámicamente. Este tipo de detectores tiene una elevada potencia de cálculo y algoritmos inteligentes que hacen posible que el detector analice el entorno. Con una gran precisión, determina si se trata de una alarma de incendio real o de una perturbación. Con este tipo de funcionalidad muy avanzada, se obtiene el máximo nivel de protección y el mínimo riesgo de falsas alarmas.

Por último, el detector más fiable y con la mayor sensibilidad posible, tiene todo lo anterior y además una función de aprendizaje, por lo que el detector por sí mismo evalúa y reconoce constantemente en qué entorno está instalado y selecciona automáticamente el algoritmo de detección óptimo en cada momento.

La exclusiva e innovadora gama de detectores de humo y multi-detectores direccionables de Panasonic dispone de las funciones de detección más avanzadas.

Descarga aquí el catálogo general donde te explicamos todo sobre la verdadera inteligencia artificial de los detectores de incendio de Panasonic.